Ya se alinean los frentes de gog(Rusia,Iran,hez bola) y magog(Israel,Estados Unidos),para su enfrentamiento total en Siria

Irán exige respaldo garantizado ruso / sirio contra la ofensiva estadounidense-israelí en Siria

https://s3-us-west-2.amazonaws.com/debka/wp-content/uploads/2018/08/26194504/Assad-Hatami-18.8.jpgpp

26 de agosto de 2018 a las 19:45

El ministro de Defensa iraní, Amir Hatami, llegó a Damasco el domingo 26 de agosto para exigir a los compromisos rusos y sirios de permanecer en el cuadrilátero detrás de Al Qods bajo el asalto estadounidense-israelí. Esta fue la respuesta de Irán al plan estadounidense-israelí, finalizado la semana pasada en Jerusalén al visitar al asesor de seguridad nacional estadounidense John Bolton con el primer ministro Binyamin Netanyahu, para una ofensiva conjunta contra las Brigadas Al Qods iraníes y las milicias chiítas en Siria.
Hatami llegó a Siria con borradores de textos para esas garantías en su bolsillo. Con este paso, el líder supremo iraní, el ayatolá Ali Khamenei, ha presionado a los cuatro actores clave en el ruedo de Siria para que establezcan sus posiciones sin demora.
El ministro llegó apenas cuatro días después de que EE. UU. E Israel realizaran su primera operación conjunta contra las Brigadas Al Qods de la Guardia Revolucionaria Iraní y sus milicias chiíes aliadas. Atacó al chiíta iraquí Khataib Hezballah cerca de Abu Kamal en la carretera entre Siria e Irak. Mientras que Israel, Siria e Irán fingieron que el ataque nunca ocurrió, el presidente ruso, Vladimir Putin, se dio cuenta de que un dilema preocupante estaba a la mano. Dado que el ataque fue programado para coincidir con la reunión en Ginebra de los asesores de seguridad nacional de Estados Unidos y Rusia, John Bolton y Nikolai Patrushov en Ginebra el jueves pasado, sus conversaciones fueron un fracaso. Solo ensancharon la brecha entre Moscú y Washington en Siria.
El viernes, el Kremlin indicó en qué dirección se proponía saltar: el viceministro de Relaciones Exteriores, Sergei Ryabkov, advirtió a Estados Unidos contra los pasos precipitados en Siria, y los legisladores rusos pidieron el despliegue de armas nucleares tácticas en ese país. Los cinco buques de guerra rusos despegados de la flota del Mar Negro y destinados al puerto sirio de Tartus fueron descritos por Moscú como una respuesta a la acumulación de fuerzas navales estadounidenses, británicas y francesas en la región.
Claramente, los entendimientos sobre Siria forjados por los presidentes Trump y Putin en su cumbre de Helsinki el 16 de julio, que resultaron en la aceptación tácita de Estados Unidos de las fuerzas sirias e iraníes hasta la frontera con Golán en Israel, se habían desvanecido. Un acuerdo entre Estados Unidos e Israel por atacar a Irán en Siria ha tomado su lugar. Trump ahora ve a Siria como la principal arena de Estados Unidos por golpear directamente a los elementos más extremistas de la Guardia Revolucionaria de Irán, las Brigadas Al Qods. Sus líderes, Qassam Soleimani y otros comandantes de la guerra de Irán en Oriente Medio también están a la vanguardia del campamento en Teherán, que se opone al diálogo con Washington sobre un acuerdo nuclear modificado.
Putin, por su parte, percibe el cambio de opinión de Trump como un peligro para los intereses rusos en Siria e Irán y una posible amenaza para el régimen de Assad, cuyo rescate de una sangrienta insurgencia se jacta como el éxito supremo de su política regional.
Cuando los socios cambiaron de lugar, los gobernantes de Irán decidieron no poner su confianza en Putin como arquitecto principal de la escena siria, y aún menos en Bashar Assad, especialmente frente a la ofensiva estadounidense-israelí sobre sus fuerzas en Siria. Teherán quiere una firme garantía de que contra esta ofensiva, Assad apoyará a Teherán con fuerza militar y liberando sus baterías de misiles antiaéreos, en lugar de seguir el ejemplo de Rusia de hacer la vista gorda a los bombardeos de Estados Unidos e Israel.
Los iraníes, por lo tanto, están exprimiendo a Putin y Assad para que se pongan de pie en un momento delicado para ellos. Si no logran obtener garantías sólidas para defender a las fuerzas y los poderes iraníes contra los ataques estadounidenses-estadounidenses, Irán retendrá tropas terrestres para la captura del bastión rebelde de Idlib en el norte de Siria. Por lo tanto, Teherán redactó un nuevo pacto de defensa entre Irán y Siria para que Hatami lo presente a Assad durante su visita de dos días. Al gobernante sirio le dijeron que si quería recuperar esta gran e importante provincia, era mejor que firmara en la línea de puntos y que Moscú firmara el documento.
Como se ve desde Israel, la visita del ministro de defensa iraní a Damasco es una complicación indeseable que ni Washington ni Jerusalén predijeron la semana pasada cuando finalizaron sus planes para aplastar a las fuerzas iraníes en Siria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s