El sanedrín judío:Ya tiene el altar y los sacerdotes(konahin),en la cual sera beatificado el anticristo en Jerusalén y fue mostrado al mundo hoy 10-12-2018

Revelando lo Oculto: Dedicación Especial de Janucá(fiesta de la iluminacion), del Altar del Tercer Templo

Por Adam Eliyahu Berkowitz 10 de diciembre de 2018, 5:03 pm

“Entonces Hashem tu Dios restaurará tu fortuna y te devolverá en amor. Él te reunirá de nuevo de todos los pueblos donde Hashem tu Dios te ha dispersado. ” Deuteronomio 30: 3 (La Biblia de Israel ™)

El lunes, el último día de Hanukkah, el Sanedrín llamó a las 70 naciones a unirse a la consagración del altar para el Tercer Templo. Se llevó a cabo una recreación completa del sacrificio diario y un representante de una nación sudamericana que asistió recibió un milagroso cumplimiento de la promesa mesiánica de la reunión de los exiliados.

Después de meses de estudio intensivo, el Sanedrín ordenó que se construyera un altar de piedra, programando su dedicación para llevarse a cabo en el último día de Hanukkah, justo fuera de los muros de la Ciudad Vieja de Jerusalén.

El altar cuadrado tiene nueve pies cuadrados y cinco pies de altura y está construido de concreto aireado. Se determinó que el material era apto para su uso en el Templo. En el Talmud, se explica que el acero no se puede usar para cortar las piedras del altar, ya que el Servicio del Templo trae vida al mundo y el acero, como se usa en la guerra, cobra vida. Las piedras para el altar no pueden cortarse con acero, ya que el servicio del Templo trae vida al mundo y el acero, aunque no es ideal, es ligero, fácil de transportar y de tamaño para cargar en un camión. El altar fue construido sobre un marco de metal diseñado también para propósitos de transporte. La intención era crear un altar que pudiera llevarse al Monte del Templo en cualquier momento, si fuera necesario.

El rabino Baruch Kahane sirvió como Sumo Sacerdote, instruyendo a los otros sacerdotes en sus funciones. Al igual que en el Templo de Salomón, las diferentes tareas a realizar fueron asignadas por sorteo. Los sacerdotes llevaban un atuendo Bíblicamente exacto apropiado para usar en el Templo. Se hizo incienso para la recreación que contenía algunos, aunque no todos, de los once ingredientes necesarios para el uso del Templo. Está prohibido por la ley de la Torá quemar el incienso fuera del Templo. Una pequeña cantidad, más pequeña de lo que se quemaría que en el servicio real, se quemó en la réplica del Altar Dorado. Entre los sacerdotes había muchachos jóvenes que estaban siendo entrenados en el servicio del Templo.

Las autoridades municipales no permitieron el sacrificio de una oveja en el lugar, por lo que una fue sacrificada en otro lugar. Las secciones de carne estaban dispuestas en la rampa que conducía al altar de la manera prescrita ritualmente y una pieza se arrojó al fuego sobre el altar para quemarse por completo.

Alrededor de 150 personas asistieron incluyendo varios turistas no judíos. Moshe Feiglin, jefe de la fiesta de Zehut y ex miembro de la Knesset, también asistió a la ceremonia.

Mario Adolofo Bucaro Flores, el embajador de Guatemala fue un invitado de honor en la ceremonia.

“Este es un momento verdaderamente histórico”, dijo el embajador cuando se dirigió a la multitud. “Mi gobierno se complace en ser socios con el Sanedrín y con Israel para traer [al] Mesías”.

Cuando el embajador Flores descendió del escenario, uno de los rabinos del Sanedrín notó que su discurso era muy poderoso y parecía provenir de un lugar personal muy profundo. El rabino le preguntó a Flores si tenía alguna conexión con el pueblo judío. Sorprendentemente, Flores reveló que tenía parientes judíos del lado de la familia de su madre. Los rabinos del Sanedrín se reunieron alrededor del embajador y le hicieron varias preguntas. Según la ley judía, el estatus judío es matrilineal. En presencia de la corte rabínica, se determinó que Flores era judía. Esto sorprendió a Flores, quien no sabía que la conexión de su familia le confirió el estatus de judío. Para celebrar la ocasión, los rabinos ayudaron a Flores a ponerse tefilín (filacterias), una mitzvá (mandamiento de la Torá) del orden más elevado.

El rabino Hillel Weiss, el portavoz del Sanedrín, señaló que era muy simbólico que tal revelación se produjera en la dedicación del altar.

“Estamos en la cúspide de la revelación del Moshiach (Mesías)”, dijo el rabino Weiss a Breaking Israel News . “Una de las funciones del Mesías es la reunión de los exiliados. Esto no es simplemente gente que decide venir a Israel. Es un proceso milagroso, que es lo que vimos aquí. Dios está revelando cosas que están ocultas: judíos ocultos, conexiones ocultas con Israel, amor por Hashem (Dios, literalmente, ‘el nombre) que se ha ocultado y no se ha visto desde que todas las 70 naciones se unieron para orar al Dios Único en Jerusalén.”