Esta es la operación total,tras el virus vampiro

(Encontrado en las redes…)

La operación bicho no tiene que ver con la medicina, persigue varios objetivos, políticos, policiales, pero sobre todo financieros. Minuciosamente preparada durante años por una camarilla de banqueros, ideólogos, empresarios y politicos, tras varios intentos fallidos (gripe aviar, SARS) finalmente ve el éxito en 2020 gracias a un control casi monopolístico sobre políticos, medios de comunicación y organizaciones internacionales compradas por donantes privados.

El fin del estado de alarma no es tal, y la Nueva Normalidad no es sino la prolongación del mismo.
Entre las medidas adoptadas por el Decreto del Gobierno, se encuentra una presión creciente sobre la identificación de datos personales, y el testeo obligatorio de “casos sospechosos”.
En realidad, la operación va destinada a garantizar nuevas operaciones de deuda pública.
Bill Gates, no es otra cosa que un banquero, al igual que Soros, y cuando habla de que los países que no cumplan con sus instrucciones no recibirán un “rating” o calificación A, se refiere a la capacidad de un país, obediente o no, a recibir nuevas inyecciones de deuda, con el objetivo último de perennizar la misma.
El caso español es similar al argentino, y su gobierno, tan cautivo como éste, ambos presidentes estarán felices de recibir cuantiosos flujos monetarios para alimentar sus agendas ideológicas, sus objetivos políticos y sus bolsillos.

Pero los banqueros necesitan garantias de devolución.
Y ahí es donde se explica la necesidad de identificación de vacunación.
Porque esa vacunación supondrá un activo económico para ellos, y en varios apartados.
En primer lugar, gracias a las sumas desembolsadas por los gobiernos para vacunar a toda la población. Las vacunas serán diseñadas de forma que esta compra de vacunas gubernamental se convierta en un activo fijo.
El virus mutará cada año, o al menos eso dirán, pues los test de análisis darán positivo según criterios determinados. Además, existen indicios, y son ya varios los autores de prestigio que lo mencionan (como la doctora en derecho francesa Valerie Bugault) de que la vacuna incorporará un dispositivo capaz de minar criptomoneda, del cual tiene la patente Microsoft, (buscar WO2020060606 – CRYPTOCURRENCY SYSTEM USING BODY ACTIVITY DATA
) convirtiendo así a los que la reciban, en ganado viviente de producción monetaria.

Estamos ante una operación financiera de dimensiones gigantescas, similar a la que se llevó a cabo con la creación fraudulenta de la Reserva Federal FED en 1913 y que hasta hoy sigue en vigor.
A pesar del supuesto fin de la alarma, van a notar muy pronto que la operación bicho entra en una nueva fase.

SOROS ordenó a Fernandez que prolongue la Cuarentena a cambio de financiamiento y facilidades con respecto a la deuda.

El uso de los bozales están causando problemas de pleuresía,hipoxia y demás problemas pulmonares

Pleuresía inducida por hipoxia silenciosa y mascarillas

Cuando se exige a las personas que lleven mascarillas durante períodos prolongados de tiempo se crea un suministro inadecuado de oxígeno y el aumento de los niveles de dióxido de carbono da lugar a que los pulmones creen una forma de pleuresía inducida por la «hipoxia silenciosa».

La pleuresía, también conocida como pleuritis, es la inflamación de las membranas que rodean los pulmones y recubren la cavidad torácica. Esto puede dar lugar a un agudo dolor en el pecho al respirar.

Las descripciones de la condición datan de al menos tan temprano como 400 AC por Hipócrates.

El síntoma que define la pleuresía es un dolor agudo, punzante, ardiente o sordo repentino en el lado derecho o izquierdo del pecho durante la respiración, especialmente cuando se inhala y exhala.

Se siente peor con la respiración profunda, la tos, los estornudos o la risa. El dolor puede permanecer en un lugar, o puede extenderse al hombro o a la espalda.

El espacio pleural puede ser invadido por líquido, aire y partículas de otras partes del cuerpo.

La hipoxia es una condición en la que el cuerpo o una región del cuerpo se ve privado de un suministro adecuado de oxígeno a nivel de los tejidos.

En la hipoxia aguda o silenciosa, el nivel de oxígeno de una persona en las células sanguíneas y en los tejidos puede disminuir sin ninguna advertencia inicial. Los médicos informan de casos de hipoxia silenciosa en pacientes con COVID-19 que no experimentaron falta de aliento ni tos hasta que sus niveles de oxígeno se desplomaron hasta tal punto que los pacientes se arriesgaron a sufrir una dificultad respiratoria aguda y una insuficiencia orgánica.

En un artículo de opinión del New York Times ( 20/4/20), el doctor de la sala de emergencias Richard Levitan informa «una gran mayoría de los pacientes con neumonía Covid que conocí tenían una saturación de oxígeno notablemente baja en el triaje – aparentemente incompatible con la vida – pero estaban usando sus teléfonos celulares mientras los poníamos en los monitores».

Intoxicación por monóxido de carbono

El monóxido de carbono compite con el oxígeno por los sitios de unión de las moléculas de hemoglobina. Como el monóxido de carbono se une a la hemoglobina cientos de veces más fuerte que el oxígeno, puede impedir el transporte de oxígeno. Al hacerlo, es menos probable que la hemoglobina libere sus oxígenos en los tejidos periféricos.

En los pulmones, la respuesta a la hipoxia es la vasoconstricción. Esto se conoce como vasoconstricción pulmonar hipóxica o «VPH».

Las investigaciones realizadas sugieren que la estabilización de la HIF mediante inhibidores de la prolilhidroxilasa de la HIF mejora la función de los factores inductores de la hipoxia, lo que a su vez ayuda a regular los suministros adecuados de oxígeno.