El Gran Reset comienza en Oregón

La Asamblea Legislativa de Oregón está estudiando un proyecto de ley para permitir la incautación, el uso o la posesión de cualquier propiedad privada durante un estado de emergencia. Si se aprueba, Kate Brown, su gobernadora, tendrá pleno poder sobre sus electores.

Este nuevo proyecto, cuyo nombre en clave es HB 2239, pretende ampliar «la autoridad del gobernador para utilizar la propiedad privada durante un estado de emergencia». Ya existen algunas medidas, pero a priori no son suficientes. La ley HB 2239 hace las siguientes propuestas:

Siempre que el gobernador declare el estado de emergencia, podrá dictar, modificar y aplicar normas y ordenanzas para..:

(1) Controlar, restringir y regular el uso, la venta o la distribución de alimentos, combustible, ropa y otros productos, materiales, bienes y servicios mediante el racionamiento, la congelación, el uso de cuotas, la prohibición de envío, la fijación de precios, la asignación u otros medios;

(2) Prescribir y dirigir las actividades relacionadas con el uso, la conservación, la recuperación y la prevención del despilfarro de materiales, servicios e instalaciones, incluidos, entre otros, la producción, el transporte, la generación de energía y las instalaciones de comunicación; la formación y el suministro de mano de obra, el uso de instalaciones industriales, la atención médica y sanitaria, la nutrición, la vivienda, la rehabilitación, la educación, el bienestar, el cuidado de los niños, el ocio, la protección del consumidor y otras necesidades civiles esenciales; y

(3) Tomar cualquier otra acción, incluyendo la incautación, el uso o la posesión de cualquier propiedad real o personal… «

En conclusión, la ley HB 2239 daría a la gobernador Brown plena autoridad sobre lo que debe y puede ser incautado, cuándo incautarlo y cómo utilizarlo. Habría utilizado tácticas de intimidación contra las empresas que no cumplieran sus órdenes. Declarar el estado de emergencia le permitiría tomar el control de toda la propiedad privada que quisiera: hospitales, casas, negocios e incluso las sacrosantas armas de fuego privadas.

«Ninguna industria o negocio se salvará. «El control público de las empresas privadas aumentará. »

Sería un golpe global, que forzaría la desaparición de la propiedad privada. El Estado (con las mayores fortunas al frente, Blackrock, Bill Gates, Zuckerberg…) sería el único propietario.

«Si se celebrara el foro mundial de Davos, la gente tendría que alquilar y pedir prestados sus productos de primera necesidad al Estado, que sería el único propietario de todos los bienes. El suministro de bienes se racionaría según un sistema de puntos de crédito social», escribió el Dr. Antony Mueller, profesor de economía alemana, para el Instituto Mises. Crédito social a la manera china, por supuesto, que ha triunfado magistralmente en Estados Unidos y Europa y que intenta imponernos sus métodos totalitarios de pasaportes vacunados, reconocimiento facial, etc.

«Si la ley propuesta por Kate Brown fuera aprobada y aplicada, el futuro deshumanizado del planeta comenzaría en Oregón.

Todavía no estamos allí, los recursos de la humanidad puestos en riesgo son fabulosos, pero es mejor conocer el verdadero rostro del enemigo que su avatar, el pequeño virus. Estaremos mejor preparados.

http://www.verdadypaciencia.com/